cabecerapng

Sería interesante conseguir que nuestro cachorro, los primeros días que esté en nuestra casa, se sienta lo más cómodo posible. Hay que tener en cuenta que probablemente le acaben de separar de su madre, sus hermanos y del entorno en el que ha pasado sus primeros días de vida. Por lo tanto, tenemos que intentar comprenderle y apoyarle en sus primeros pasos junto a nosotros.

Aunque su educación es muy importante, los primeros días no deberíamos centrarnos demasiado en ella, es más importante que este cómodo y a gusto junto a su nueva familia. No es conveniente estar demasiado pendiente de todo lo que hace para castigarle y regañarle por las cosas que está haciendo mal. Obviamente la educación es muy importante, pero le podemos enseñar las cosas que hace bien premiándolas en vez de castigando las que no hace correctamente, de esta forma nos aseguraremos de que nuestro cachorro no nos tenga miedo y que no se rompa ese lazo tan importante que nos une, que es el vínculo.

Una de las cosas que deberíamos tener muy en cuenta a la hora escoger objetivos para nuestro cachorro, es la etapa de socialización, que significa exponer a nuestro pequeño gradualmente y sin que corra ningún peligro a las cosas con las que se va a encontrar en un futuro, coches, niños jugando, bicicletas, personas, motos, diversos ruidos, otros perros, etc. De esta forma garantizamos en gran medida de que a la larga sea un adulto lo más equilibrado posible. Siempre deberíamos apoyarle en todo este proceso y no dejarle solo ante el peligro, ya que puede experimentar alguna experiencia traumática y como consecuencia de ello se esté forjando sin quererlo algún problema de comportamiento.

¿Como enseñar a mi cachorro?

Vamos a premiar todas aquellas cosas que hace bien en vez de castigar las que no hace correctamente, de esta forma nos aseguraremos de que nuestro cachorro no nos tenga miedo y que no se rompa ese lazo tan importante que nos une, que es el vínculo.

como ensenar a un cachorro

Sería interesante conseguir que nuestro cachorro, los primeros días que esté en nuestra casa, se sienta lo más cómodo posible. Hay que tener en cuenta que probablemente le acaben de separar de su madre, sus hermanos y del entorno en el que ha pasado sus primeros días de vida. Por lo tanto, tenemos que intentar comprenderle y apoyarle en sus primeros pasos junto a nosotros.

Aunque su educación es muy importante, los primeros días no deberíamos centrarnos demasiado en ella, es más importante que este cómodo y a gusto junto a su nueva familia. No es conveniente estar demasiado pendiente de todo lo que hace para castigarle y regañarle por las cosas que está haciendo mal. Obviamente la educación es muy importante, pero le podemos enseñar las cosas que hace bien premiándolas en vez de castigando las que no hace correctamente, de esta forma nos aseguraremos de que nuestro cachorro no nos tenga miedo y que no se rompa ese lazo tan importante que nos une, que es el vínculo.

Una de las cosas que deberíamos tener muy en cuenta a la hora escoger objetivos para nuestro cachorro, es la etapa de socialización, que significa exponer a nuestro pequeño gradualmente y sin que corra ningún peligro a las cosas con las que se va a encontrar en un futuro, coches, niños jugando, bicicletas, personas, motos, diversos ruidos, otros perros, etc. De esta forma garantizamos en gran medida de que a la larga sea un adulto lo más equilibrado posible. Siempre deberíamos apoyarle en todo este proceso y no dejarle solo ante el peligro, ya que puede experimentar alguna experiencia traumática y como consecuencia de ello se esté forjando sin quererlo algún problema de comportamiento.

Los primeros paseos con nuestro cachorro en la calle deberán ser cortos, salir de nuestro portal y quedarnos por nuestra calle es una buena forma de ir exponiéndolo gradualmente al exterior , que vaya reconociendo y explorando poco a poco, ya que si damos paseos demasiado largos los primeros días, podemos saturar a nuestro pequeño. Es más recomendable realizar varias salidas al día de unos minutos de duración e ir aumentándolas poco a poco. Es decir, si hoy hemos salido unos 4 minutos en cada paseo, en cuanto veamos a nuestro cachorro cómodo con el entorno, podremos aumentar unos cuantos minutos más. Durante estos paseos es imprescindible que pueda explorar todo lo que quiera, eso sí, siempre bajo nuestra supervisión, ya que podría comer algo del suelo en mal estado y podría sentarle mal. Si en algún momento se paraliza y no quiere seguir caminando, debemos tener cuidado, ya que puede ser que lo esté haciendo por que tenga miedo y obligarle quizás no sea la mejor idea. Si se paraliza por que ha visto a alguna persona y le ha causado un poco de miedo, sería muy recomendable pedirle por favor a esa persona si le importaría darle un premio a nuestro cachorro, normalmente la gente suele acceder.

Otro punto que quería destacar son las eliminaciones de nuestro cachorro en casa, hay que tener en que es normal que no se pueda contener y tenga que hacer sus deposiciones en el primer sitio que encuentre. Es muy importante no regañar, pegar con un periódico en el hocico, restregarle en sus propias necesidades, apartarle a otra habitación dejándole solo, etc. Aunque pueda sonar bastante agresivo, son medidas que en el día a día mucha gente utiliza para que el cachorro no haga sus necesidades dentro de casa. Hay que tener en cuenta que un cachorro es como un bebé y a ninguno de nosotros se nos ocurre la idea de pegar a nuestro bebé por que se haya hecho sus necesidades en el pañal, porque sabemos que es pequeño y que este proceso llevará un tiempo. Con los cachorros deberíamos actuar igual. Un buen consejo que recomendamos es sacarle el número máximo de veces a la calle, por ejemplo 5 o 6 al día, para que tengamos más posibilidades de que lo haga en la calle y tengamos la oportunidad de ir premiándolo para que sepa que lo correcto es hacerlo en la calle. Con el tiempo nuestro cachorro aprenderá que es más efectivo hacer sus necesidades en la calle que en casa, ya que cuando lo hace en la calle recibe más refuerzos positivos.

Es imprescindible que nuestro cachorro disponga de todo el material necesario para que pueda satisfacer sus necesidades, como por ejemplo, un lugar donde pueda descansar lo más cómodo posible y dos recipientes, uno para el agua y otro para la comida (el agua no le debe de faltar, debe de estar a su disposición las 24 horas del día). También necesitará un collar y una correa para los primeros paseos por la calle de nuestro cachorro además de varios juguetes a su disposición ya que los dientes están en pleno crecimiento y es normal que le duelan, teniendo juguetes para morder es probable que evitemos que nos muerda alguna que otra zapatilla o algún mueble de nuestro hogar.

El último punto y no por ello el menos importante, es que al mínimo signo que podamos ver de un comportamiento no adecuado, como por ejemplo, se asusta demasiado de las personas extrañas, en la calle tiene mucho miedo, se empieza a mostrar reactivo , etc. No dudéis en consultarlo con un especialista. Cuanto antes se diagnostique un problema de comportamiento mejor pronóstico tendrá.